0

Socios en la empresa: qué tener en cuenta al elegir equipo para tu negocio

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

cómo elegir bien los socios de tu empresa

Según un estudio de Noam Wasserman, las probabilidades de que tu empresa fracase aumentan un 30% si emprendes con amigos. Wasserman, autor del libro ‘Los dilemas del fundador’ e investigador de la Harvard Business School, esta cifra contrasta con otro dato: el 40% de las startups cuentan con un equipo directivo formado por amigos… ¿Qué quiere decir todo esto? ¿No hay que emprender jamás con conocidos, socios o amigos?

Lo realmente importante es tener en cuenta estos aspectos clave que facilitarán las relaciones en tu negocio.

Asóciate por motivos poderosos, no por probar

No introduzcas a un socio en tu equipo si no va a tener un papel fundamental en él. Una buena razón para contar con un socio es lo que puede aportar una segunda –o tercera– mente pensante al proyecto. No piensan de la misma manera una que dos personas, por lo que la variedad de puntos de vista puede convertirse en un aspecto significativo a la hora de hacer avanzar e negocio.

La persona que pase a formar parte de tu equipo directivo debe ser aquella con la que compartas una misma línea de pensamiento y filosofía y que de verdad  puede aportar a tu idea. Debe ser un profesional al que puedas hablar sin miedo del proyecto y en el que vayas a confiar.

socios con valores

Otro punto interesante a la hora de sumar alguien al proyecto es el factor económico. La entrada de un socio capitalista puede dar un giro a tu startup cuando se necesite una gran inversión o un empujón. En este caso es imprescindible dejar claras las funciones de cada parte de la empresa, como mencionaremos a continuación. Y siempre por escrito. Fundamental.

Compartir valores y una visión común

No basta con compartir hobbies para alcanzar el éxito. Llevarse bien no siempre llega a ser algo que dure para siempre. Por eso es fundamental que los miembros del grupo compartan una misma visión de la empresa y los valores, tener claros los límites, qué está dispuesto a hacer cada uno y que fluya el diálogo, estimar desde qué punto de vista se tratarán cuestiones como la política de inversión, los recursos humanos, las estrategias de crecimiento…

socios por motivos

Absolutamente todo por escrito

No importa la confianza o lazos que compartas con las personas con las que te has asociado. Debe haber un contrato entre socios de por medio, escrito y firmado, donde se profundice en los deberes de cada uno. Para ello nunca es mala idea contratar un abogado especializado. En el plan debe figurar también qué ocurre con la empresa si uno o varios socios deciden abandonarla o qué ocurriría si se disolviera el negocio.

socios con abogado

Otra opción para evitar cargar con las responsabilidades de otros socios a largo plazo es crear una sociedad limitada (S.L.), donde cada uno es responsable de su parte y sus acciones, nada más.

Dejar claro quién está al mando

Las sociedades al 50-50 en lo que a control se refiere no van a buen puerto. Es imprescindible decidir quién será el director estratégico de la compañía. Se recomienda dividir los negocios en partes desiguales respecto a poder y responsabilidades: 60-40, 70-30… Lo que se estime justo según lo que aporta cada uno al proyecto.

socios con superior

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *